El Santo Grial.

Historia.
  La habitación en la que tuvo lugar la Ultima Cena y el Santo Cáliz eran propiedad de la familia de san Marcos, el evangelista, que hizo de intérprete de San Pedro en Roma.
  San Marcos y San Pedro vivían en relación estrecha y parece tener sentido que San Marcos diera la Santa Copa a San Pedro, por la simple razón de que era muy importante para los primeros cristianos usar reliquias en la liturgia y Pedro era la cabeza de la Iglesia.
  La tradición española afirma que san Pedro se llevó el Santo Cáliz consigo a Roma, donde lo pasó a sus sucesores hasta la persecución de Valeriano, en el año 258.
  La tradición nos indica que el Santo Cáliz fue conservado y llevado luego a Roma, donde era utilizado por los primeros Papas. Existen indicios de que el verdadero Cáliz fue utilizado por los primeros Papas en la celebración de sus misas solemnes. El canon litúrgico romano de los primeros Papas, en el momento de la consagración, decía textualmente “…tomando éste glorioso cáliz…”
  Nos situamos así en el año 258, en el que era Papa, Sixto II. Se desató entonces una persecución contra los cristianos, promovida por el emperador Valeriano. Con el fin de impedir que el Santo Cáliz sufriera algún daño, el Papa Sixto II lo entregó en custodia a uno de los diáconos de Roma, llamado Lorenzo, cuyos padres era originarios de Huesca.

Monedas del emperador Valerio.

Monedas acuñadas del Emperador Valerio.


  La intervención de Lorenzo salvando el Santo Cáliz y enviándolo a España se cuenta con detalle en “La Vida de San Lorenzo” contada por el agustino San Donato en el siglo VI. Tanto Sixto II como el que luego se convertiría en San Lorenzo murieron como mártires en las persecuciones de Valeriano. El Papa Sixto,
El papa Sixto  I

Papa Sixto I


antes de que lo mataran, encargó a Lorenzo que salvara las reliquias y que repartiera las riquezas entre los pobres.  Según el relato de Donato, Lorenzo comenzó a cumplir lo ordenado por el Papa y acudió a la vecindad de Patricia, entró en la cueva de Hepociana, donde estaban muchos cristianos con el presbítero Justino. Según Donato:
  “Entre los que habían encontrado refugio allí, vio a Precelio, su condiscípulo y conciudadano, porque era un Español de la ciudad de Hippo en Carpetania (la actual Toledo). Le confió algunas memorables reliquias para que pudiera enviarlas a España, entre las que se encontraba la más distinguida Copa en la que Cristo nuestro Dios y Maestro consagró su preciosa sangre la noche de la Última Cena”.
El Greco.

San Lorenzo Mártir. El Greco.


  De este modo, sería este cristiano Español llamado Precelio, que se hallaba en Roma, el que se encargaría de trasladar la reliquia a España. Con seguridad Lorenzo le encargó que trasladara el Santo Cáliz a Huesca, que lo entregara a la familia que Lorenzo conservaba en esa localidad. Según Donato, los padres de Lorenzo permanecían entonces en Italia, donde murieron. Como hemos dicho, según la historia de Donato, Lorenzo nació en Valencia,pero allí no tenía más familiares. Su familia (tíos y primos) seguía estando en Huesca, por lo que era lógico que ordenara a Precelio que se dirigiera a Huesca. Paro la tradición que sostiene que los padres de Lorenzo, Orencio y Prudencia, permanecieron siempre en Huesca, no existe ninguna dificultad en explicar que el primer  refugio en España del Santo Cáliz fuera Huesca: Lorenzo dio instrucciones de que se remitiera la reliquia a sus padres, que ya se encargarían de guardarla en sitio seguro. El Santo Cáliz permanecería escondido en Huesca hasta el año 711, se supone que guardado en la Iglesia del Santo Pedro el Viejo de dicha localidad.
Iglesia de San Pedro el Viejo.

Iglesia de San Pedro el Viejo.


  En el año 711 comenzó la invasión árabe de España. Con el fin de proteger el Santo Cáliz,el obispo de Huesca, llamado  Acilso,  abandonó su ciudad junto con el Cáliz y otras reliquias. La antigua sede Episcopal de Huesca iniciaría así un largo período itinerante, en el que sucesivamente iría cambiando su emplazamiento. Cada cambio de sede Episcopal suponía al mismo tiempo el traslado de la ubicación del Santo Cáliz, que era la reliquia más valiosa que se llevó consigo  el Obispo Acilso en su huída de Huesca. Así, el Santo Cáliz iría recorriendo un largo itinerario, pasando por las sucesivas sedes Episcopales del antiguo Obispado de Huesca, pasando por los siguientes lugares:
Portico Iglesia de San Pedro el Viejo.

Portico Iglesia de San Pedro el Viejo.


  En un primer momento, parece ser que se buscó refugio en la Cueva de Yebra, en el Pirineo aragonés. De hecho, en la Iglesia Parroquial de Yebra se conservan algunas reliquias que podrían dar testimonio de que allí estuvo durante unos años la sede Episcopal.
  Algo más tarde el Santo Cáliz se localizaría en el Monasterio deSan Pedro de Siresa, en el municipio de Hecho de Huesca. En este sentido, se conserva una Carta de San Eulogio de Córdoba que menciona a  Ferríolo, “Obispo de San Pedro de Siresa”, que gobernó la Iglesia aragonesa los años 815-831. En Siresa debió estar la sede Episcopal por lo menos durante más de cien años.
Monasterio de San Pedro de la Siresa.

Monasterio de San Pedro de la Siresa.


  Posteriormente el Santo Cáliz se trasladó (al trasladarse también la sede Episcopal) a San Adrián de Sásabe, en la localidad de San Adrián, cerca de Aisa.  Por lo menos hasta siete Obispos están sepultados en esta Iglesia.
San Adrian de Sasabe.

Iglesia de San Adrian de Sasabe.


  En tiempos del Obispo Mancio II (1014-1033) la Sede Episcopal (y con ella el Santo Cáliz) se trasladaron a la Iglesia de la Corte, que se hallaba en el municipio de Bailo. En Bailo el Cáliz debió permanecer del 1014 al 1045.
  Hacia el 1045 la Sede Episcopal se trasladó a Jaca. El Santo Cáliz se ubicaría primero en la Iglesia o Monasterio provisional, desde donde pasaría a la nueva Catedral de Jaca, cuya construcción finalizó alrededor del año 1063.
  Posteriormente, alrededor del año 1071 el  Santo Cáliz fue llevado desde la Catedral de Jaca hasta el Monasterio de San Juan de la Peña, donde permanecería hasta el año 1399.
Monasterio San Juan de la Peña.

Monasterio de San Juan de la Peña.


  La larga permanencia del Santo Cáliz en San Juan de la Peña (desde comienzos del siglo XI hasta 1399) dio lugar a que surgieran las narraciones medievales sobre el Santo Grial.
  En el año 1399 el Rey de Aragón Martín el Humano, solicitó de los monjes del monasterio de San Juan de la Peña la entrega del Cáliz, pues deseaba tener la reliquia en su casa en Zaragoza. Se conserva en el Archivo de la Corona de Aragón en Barcelona (Pergamino nº 136 de la Colección de Martín el Humano) el documento fechado el 26 de septiembre de 1399 de entrega del Santo Cáliz a Martín el Humano. En este documento se hace constar que “… sea a todos de manifiesto que, como el excelentísimo Príncipe y señor D. Martín, por gracia de Dios Rey de Aragón, Valencia, Mallorca, Cerdeña y Córcega, y Conde de Barcelona, del Rosellón y de la Ciretánea, haya deseado y procurado, con ahínco tener en su Capilla Real, aquel Cáliz de piedra en el cual Nuestro Señor Jesucristo, en su Santa Cena, consagró su Preciosa Sangre, y que el bienaventurado Lorenzo, que lo recibió de San Sixto, a la sazón Sumo Pontífice, cuyo discípulo era, y daácono de Santa María in Dominica, envió y dio con una su carta al Monasterio y Convento de San Juan de la Peña, situado en las montañas de Jaca del Reino de Aragón…”.
 San Juan de la Peña.

San Juan de la Peña.


  De este modo, el Santo Cáliz fue llevado desde el Monasterio  de San Juan de la Peña (donde había permanecido oculto más de trescientos años) hasta el Oratorio del Real Palacio de la Aljafería de Zaragoza.
  Más tarde fue trasladado a la Residencia del Rey Martín el Humano en Barcelona.  En el Inventario de Bienes hecho en 1410, a  la muerte de Martín el Humano, consta que entre los bienes muebles del monarca en Barcelona se halla el “Calix de vincle  e calcedonia, lo cual, segons se diu, fo aquell ab que Jhsu Chist consegrà la sua Saneta e precisoa sanch lo dijous sant de la Cena…” .
Rey Martin El Humano.

Rey Martin El Humano.


  Al morir Martín el Humano le sucedió en el Reino, en virtud del Compromiso de Caspe, su sobrino Don  Fernando  I de Aragón, también llamado  Fernando de Trastámara  o Fernando de Antequera.
  Fernando de Antequera, que sentía especial predilección por Valencia, envió allí el Santo Grial, ya que Valencia también pertenecía en aquel tiempo a la Corona de Aragón. Lo llevó Juan II, rey de Navarra y gobernador de Aragón y Valencia, que lo depositó en el Palacio Real de Valencia.
  Un año después, en 1438, el cáliz es entregado a la Catedral de Valencia, como garantía de un préstamo que el rey Alfonso V de Aragón solicita a la Catedral y al Consejo de la ciudad de Valencia, dada la imperiosa necesidad de fondos que tenía el monarca con los que costear la Guerra de Nápoles. Ni este Rey ni sus sucesores Fernando el Católico y Carlos I pudieron rescatarlo, y de este modo el cáliz quedará definitivamente custodiado y venerado en la Catedral de Valencia.
Custodio Del Santo Grial.

El Santo Grial.


  En la antigua sala capitular, hoy Capilla del Santo Cáliz de la Catedral de Valencia, se conserva un cáliz que la tradición aragonesa identifica con el Santo Grial. Consta de una copa de calcedonia (piedra semipreciosa) de 7 cm de altura y 9,5 de diámetro, y un pie con asas añadido posteriormente. El arqueólogo Antonio Beltrán ha fechado la copa superior en torno al cambio de era (siglo I), labrada en un taller oriental de Egipto, de Siria o de la propia Palestina, por lo que pudo estar en la mesa de la Santa Cena. Los dos Papas que han visitado la ciudad de Valencia (Juan Pablo II y Benedicto XVI), han usado este cáliz en las Eucaristías multitudinarias de sus visitas. Algunos consideran por ello que la Iglesia es favorable a la autenticidad de esta reliquia, aunque jamás ha sido formulado un comentario oficial.
Santo Grial.

Santo Grial.


 Santo Grial de Valencia Desmontado.

Santo Grial De Valencia Desmontado.

 

 

 

 

 

 

 

¿Cuál es el verdadero Grial?

  En el siglo XVI se contabilizaban unas veinte copas que reivindicaban el honor de ser el verdadero cáliz usado por Jesús en la Última Cena. Pero hoy en día sabemos, gracias a los estudios de verificación, que ninguno de dichos receptáculos es considerado auténtico, salvo las excepciones del Santo Cáliz de Valencía y la copa de plata de Antíoquía.

La valiosa reliquia de Antioquía tiene una capacidad de dos litros y es demasiado grande para poder pasar de mano en mano en torno a la mesa de la última Cena durante la Comunión Eucarística. Lo interesante, sin embargo, es el hecho de que San Jerónimo mencionara que había dos copas sobre la mesa de la Última Cena: una de plata que contenía el vino para la cena, y una de piedra que fue usada para la institución de la Eucaristía.

Caliz, Santo Grial.

Caliz,  Santo Grial.


  Sólo el Santo Cáliz de Valencia con la parte superior de piedra de ágata, responde a la descripción de San Jerónimo acerca de la copa usada por Cristo en la consagración. Cuando se examina su tradición e historia en detalle, es completamente evidente que todo concuerda de forma razonable. La pieza que se encuentra en Valencia es una copa elaborada con ágata de color rojo oscuro a la que se añadió en siglos posteriores una estructura de oro con dos asas que unen el conjunto. Mide diecisiete centímetros de altura y tiene forma semiesférica con un diámetro de nueve centímetros. Los análisis arqueológicos a los que fue sometida demuestran que fue labrada en un talle de Palestina o Egipto entre el siglo IV a.C. y el primero de nuestra era.

La Teoría del Sangreal.

  En los últimos años, se ha popularizado la interpretación de que, en realidad, el Santo Grial no es un objeto físico, sino que sería un símbolo de la descendencia de Jesucristo, fruto de su matrimonio con María Magdalena. Los defensores de esta hipótesis proponen que la expresión “Santo Grial” procede del francés sang real o sangreal, literalmente “sangre real”.

Maria Magdalena.

María Magdalena.


  Según esta interpretación, María ‘Magdalena habría llegado embarazada a territorio francés, después de la muerte de Jesús. Esta presencia temprana de la Magdalena en tierras galas está presente en numerosas tradiciones y leyendas de la zona sur de Francia. De este modo, su descendencia se habría perpetuado a través de la dinastía de los merovingios, y en la actualidad determinados personas tendrían como objetivo restaurar el linaje de Jesús.

Una piedra caída del Cielo.

  El mito del Grial en época medieval y sin duda alguna uno de los más sobresalientes lo debemos al caballero alemán Wolfram von Eschenbach, autor de Parzival. Aquí el Grial es una extraña esmeralda caída de la mismísima frente de Lucifer o de su corona, según otras versiones, y que Wolfram llama lapis exillis o “piedra del cielo”. Más tarde esta piedra preciosa habría sido tallada por un Angel que la convirtió en copa y la entregó a Adán en el Paraíso, quien la custodió hasta su expulsión del Edén. 
No menos interesante resulta la identificación que Eschenbach hace de los caballeros del Grial -aquellos que lo custodian- con los caballeros de la Orden del Temple. Wolrain denomina en su obra como templeisen  templarios a los guardianes del Grial. Algunos autores van incluso más lejos, y afirman que el propio Wolfram perteneció a la Orden. Fuera así o no, lo cierto es que parece haber cierta identificación entre los misteriosos custodios del Grial y los templarios. Un texto anónimo posterior al de Wolfram, titulado Perslesvaux, dice que los guardianes del sagrado cáliz eran ascetas y guerreros al mismo tiempo, y que ostentaban una cruz roja sobre túnica blanca, los distintivos de los caballeros de la Orden del Temple…
Resulta imposible averiguar hoy en día si el impulso de las historias del Grial en la Edad Media estuvo directamente vinculado con el Temple, pero lo cierto es que las leyendas y romances sobre la copa sagrada aparecen repentinamente, coincidiendo con el nacimiento de esa orden de monjes guerreros, y comienzan a perder fuerza cuando desaparecen los templarios.

Templarios y el Santo Grial.

Templarios y El Santo Grial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s